[Últimas noticias]

Imagen menú Visión Automotriz

GMC Yukon Denalí 2021, la aventurera y rebelde

[easy-social-share buttons="facebook,twitter,mail,whatsapp,gmail" counters=0 style="button" url="https://www.visionautomotriz.com.mx/34732/gmc-yukon-denali-2021-la-aventurera-y-rebelde/" text="GMC Yukon Denalí 2021, la aventurera y rebelde"]

Autor: JULIO MARCELO BRITO ALVISO | 02/10/2020

Fueron horas, como un suspiro, pero suficientes para un primer acercamiento con la GMC Yukon Denali quinta generación, que pertenece al olimpo de las SUV y son tan grandes que, sin mayor problema, entran en el segmento de camiones, pero de superlujo. En el universo de las SUV de General Motors talla mamut se ubican cuatro modelos que comparten más del 80% de piezas: Suburban, Tahoe de marca Chevrolet y Escalade de Cadillac, pero cada una tiene su propia vocación. GMC Yukon Denali tiene un ADN de los pioneros norteamericanos: robusta, fuerte, sólida y sin límites, tanto en autopistas como off road.

Hace unas semanas Chevrolet lanzó la nueva Suburban y Tahoe 2021, en un segmento que gusta de lujo, comodidad, pero muy conservador. Digamos que para que lo conduzca el chofer. La GMC Yukon Denali es aventurera, la rockera de la familia, que se despeina e invita manejarla, a sentirla. No abandona el lujo, su interior totalmente rediseñado destaca por sus asientos tipo butaca y su piel color crema, que invita a tocarla. Las costuras finas, delgadas, bautizadas como bold cross. Son sillones cómodos e individuales en sus tres filas; los delanteros de movimiento eléctrico con un botón, calefactables, para calor o frío. El conductor, con un par de botones en la parte superior del techo, puede replegarlas o regresar los sillones a su posición normal.

 La GMC Yukon Denali 2021 en su quinta generación destaca porque es realmente para siete pasajeros cómodamente sentados, pero, además, con capacidad para cargar maletas, especialmente la versión XL más alargada. Es común que la tercera fila en otras SUV sea considerada como decorativa o para extraterrestres, con cuerpo grande y piernas chicas. Los diseñadores de GMC la pulieron para que el ingreso sea sencillo, al deslizarse las butacas de la segunda fila y dar acceso a los pasajeros que van rumbo a la tercera fila. A su llegada aumentó el espacio hasta 15 centímetros, lo que permite sentarse con mayor comodidad.

 Otro de los atributos es que, con la suspensión independiente en las cuatro ruedas, los pasajeros de la tercera fila van realmente cómodos, dejan de ser espectadores que desde gayola observan lo cómodo que viajan los pasajeros de primera y segunda fila.

 En una mañana húmeda del 2 de septiembre nos enfilamos rumbo a Ávandaro a bordo de una GMC Yukon Denali negra XL 2021, donde sería el lugar de reunión. Tere Cid, directora de Comunicación, y Yammil Guaida, gerente de Mercadotecnia, fueron los anfitriones. El tema central en la reunión fue una intensa y espesa neblina, que inició en la desviación de Lerma rumbo a Guadalajara y permitía ver solo unos cuatros metros hacia delante. En este ambiente conducir la GMC Yukon Denali resultó un deleite, da seguridad y certeza. Sus faros antiniebla profundos permitieron bajar solo un 25% la velocidad en clima despejado.

 Desde el inicio del viaje, OnStar marcó la ruta que se desplegó en la gran pantalla de 10.2 pulgadas al frente. Una buena música y fino sistema de audio Bose, donde se sienten las 14 bocinas y tweeter de calidad. Seleccioné en mi smartphone música de los 70 en inglés, como aquella “Never Can Say Goodbye”, éxito nostálgico de Gloria Gaynor.

 Siempre en el carril izquierdo la GMC Yukon Denali 2021 fue el vehículo a seguir, en obscura neblina marcando el ritmo con su motor V8 de 425 caballos de fuerza. La transmisión de 10 velocidades, producida en Silao, hace imperceptibles los cambios, no hay derroche de potencia, se entrega en el momento oportuno, en rebases cortos y rápidos. Sobre el retrovisor siempre vimos una Range Rover Discovery blanca pisándonos los talones y, en otro momento, una Range Rover Evoque gris, que al final de la historia se conformaron con seguirnos los pasos.

 Increíble la tecnología que permite que más de tres toneladas y media de peso se desplace con soltura, gallardía, como avispa, en un ambiente seguro, cómodo, donde los materiales interiores no son imitación. Lo que es aluminio es aluminio de verdad, como esos insertos de madera a manera de pequeñas olas bordeando el paisaje, como dijera la canción.

 Cierto, no es la SUV del pueblo, son dos versiones, la corta cuesta: 1,699,990 pesos y la extendida XL 1,799,900 pesos.

Noticias que te pueden interesar