[Últimas noticias]

Imagen menú Visión Automotriz

La mujer en la industria automotriz y en F1

[easy-social-share buttons="facebook,twitter,mail,whatsapp,gmail" counters=0 style="button" url="https://www.visionautomotriz.com.mx/29715/la-mujer-en-la-industria-automotriz-y-en-f1/" text="La mujer en la industria automotriz y en F1"]

Autor: Redacción | 09/03/2020

Honda realizó una breve recopilación de las aportaciones que la mujer ha hecho a la industria automotriz a lo largo de la historia. Mary Anderson, fue una emprendedora e inventora norteamericana que patentó el primer limpiaparabrisas en 1903. El limpiaparabrisas automático también fue invento de otra mujer, Charlotte Bridgwood, que registró su patente en 1917. Anderson y Bridgwood, como muchas otras a lo largo de la historia, fueron mujeres adelantadas a su tiempo, sus inventos no tuvieron un éxito comercial inmediato, pero marcaron para siempre la historia de la industria automotriz.

Anderson, nativa de Alabama, visitó Nueva York en 1903. Sin embargo, la nieve en los cristales del vehículo en el que atravesaba la ciudad no le dejaba admirar las calles y edificios de la gran ciudad. Anderson también se dio cuenta de que cada dos por tres, el conductor debía hacer movimientos imposibles para despejar el parabrisas y poder continuar el trayecto; incluso optaba por sacar la cabeza por la ventanilla mientras conducía para poder ver mejor

Anderson no dejó de darle vueltas al asunto hasta que regresó a su casa y comenzó a trabajar en lo que se convertiría en el primer limpiaparabrisas patentado.

El mecanismo que inventó Anderson incluía una pieza que se enganchaba al exterior del vehículo, una especie de brazo largo recubierto con una lámina de goma. Anderson había previsto una manivela en el interior de la cabina con la que el conductor podía manejar el aparato y arrastrar la nieve acumulada en el parabrisas sin tener que exponerse a las gélidas temperaturas del invierno.

Aquel mismo año, en cuanto tuvo lista una versión satisfactoria de su limpiaparabrisas, lo patentó e intentó venderlo a diferentes compañías. Pero nadie en aquel entonces comprendió el valor de su aportación, más bien pensaron que aquel brazo mecánico distraería a los conductores. Todos rechazaron su invento. Por aquél entonces los escasos automóviles en circulación aún no alcanzaban grandes velocidades, y que el conductor tuviera que limpiar el parabrisas manualmente no se veía como un problema.

Llegados los años 40 y 50, sin embargo, los automóviles empezaron a popularizarse y muchos ya incorporaron algún sistema de limpiaparabrisas. Y a medida que el parque móvil aumentaba, empezaron a crecer también los accidentes de tráfico. La seguridad vial se convirtió en prioridad en los años 50, una época en donde surgieron los primeros cinturones de seguridad y sistemas de frenado más seguros.

Actualmente, el limpiaparabrisas es un elemento fundamental en cualquier vehículo. Aunque su patente caducó y otros la reemplazaron, aquella idea primigenia de la emprendedora de Alabama marcó la historia del automovilismo, e hizo la vida de los conductores de tranvías, trenes y automóviles mucho más cómoda y segura.

Mujeres en F1

La piloto italiana María Teresa De Filippis, fue la primera mujer en lograr su sueño de competir en la Fórmula 1, fue una de las pioneras. Tras luchar contra viento y marea, consiguió debutar con el equipo Privé en el Gran Premio de Italia de 1958. Aunque no llegó a la meta en aquella primera carrera, sí lo hizo en el GP de Bélgica, en el que terminó décima. Aquella fue la tercera y última carrera que corrió en esta categoría. Dicen que el mismísimo Juan Manuel Fangio, pentacampeón mundial, presumía de haber competido con ella, a la que trataba de aconsejar: “Vas demasiado rápido, corres muchos riesgos”.

A pesar de que el automovilismo es uno de los pocos deportes en los que mujeres y hombres compiten al mismo nivel, hoy en día la participación femenina sigue siendo extraordinaria, especialmente en las categorías más altas. Después de que De Filippis abriera camino en 1958, la también italiana Lella Lombardi hizo carrera con varios equipos y en 1975 se convirtió en la primera y única mujer que ha sumado puntos en el campeonato de pilotos.

De manera más reciente, la británica Susie Wolff se convirtió en 2014 en la primera mujer después de 22 años en participar en una sesión de entrenamientos, en el Gran Premio de Reino Unido. Y por supuesto, hay jóvenes promesas, como la colombiana Tatiana Calderón, que ya participa en la categoría GP3, o la británica Jamie Chadwick, que en una entrevista dejó claro que el sueño de llegar a la F1 lo quiere alcanzar por méritos propios.

Noticias que te pueden interesar